Por qué apostar por tener Base de Datos en la era de post cookies